Publicado el Deja un comentario

Beneficios del arándano para mejorar las capacidades cognitivas ayudando a prevenir el Alzheimer y la demencia senil.

Vaccinium myrtillus es el nombre científico de la planta conocida comúnmente como mirtilo (pequeño mirto), arándano o mora azul.

Su origen se ubica en los países escandinavos, en donde crece como alfombra natural en los bosques boreales al pie de los pinos píceas. También crece como planta silvestre en los bosques templados del norte de Europa (más que todo en Irlanda, Islandia, Polonia y Escocia), en la zona boreal de Asia y en algunos países del sur de Europa, específicamente en zonas montañosas con suelos húmedos y ácidos.

Otras variedades de arándano, como el arándano rojo o azul, crecen en Norteamérica, Chile, Argentina, Nueva Zelanda y Australia.

El mayor productor de arándanos rojos y azules es Estados Unidos, seguido por Canadá y en tercer lugar Chile, en donde esta planta fue introducida hacia los años 1980. También se produce masivamente en Argentina, Nueva Zelanda y Australia, mientras que en Europa, el arándano común o arándano negro, se produce mayormente en Francia, Holanda, Alemania, Polonia y España.

El mirtilo o arándano común es un pequeño arbusto perteneciente a la familia de las ericáceas. Sus ramas son verdes y crecen erectas alcanzando hasta un metro de altura. Las hojas crecen alternas y son de color verde más claro que el de las ramas, ovaladas, con textura similar a la del cuero y de bordes finamente dentados. Pueden crecer hasta 3 cm de longitud. Las flores del mirtilo crecen hacia abajo, en forma de linterna y son de color rosado o verde-rosado con cinco sépalos y cinco pétalos. El fruto de esta planta es su parte más preciada y se recolecta entre julio y agosto. Son bayas pequeñas, de unos 5 mm, de color negro azulado y piel violeta.

Propiedades medicinales de la planta de arándano

Las partes utilizadas con fines medicinales son los frutos y las hojas. Los primeros son ricos en pecticinas, antocianinas, flavonoides, azúcar, vitaminas A y C, potasio, magnesio, hierro y calcio, mientras que las hojas contienen, entre otros componentes, flavonoides, hierro, manganeso, vitaminas A, B y C y taninos. Tantos las hojas como los frutos contienen mirtilina, un tipo de antocianina (pigmento natural) responsable del color violeta de los arándanos. Además, este compuesto tiene propiedades anticancerígenas e hipoglicémicas, entre otras.

Las bayas de arándano común tienen propiedades astringentes, antisépticas, antioxidantes, antidiarreicas y carminativas. Sus beneficios para la vista debido a su alto contenido en flavonoides han sido ampliamente descritos. También son coadyuvantes en el tratamiento contra las várices, la flebitis y los problemas circulatorios en general, así como en el caso de infecciones urinarias. Su consumo ayuda a eliminar las flatulencias y a regular las funciones del sistema digestivo. El consumo regular de arándanos puede mejorar las capacidades cognitivas ayudando a prevenir el Alzheimer y la demencia senil.

Las hojas de mirtilo se consumen en infusión para tratar la diabetes. A un litro de agua hirviendo se agrega una onza de hojas trituradas o picadas. Se hierve por 5 minutos y luego retira del fuego y se deja reposar hasta que enfríe. Se deben beber entre 3 y 4 tazas diarias. Esta infusión también es eficaz para curar diarreas y tratar la disentería. Utilizar esta infusión para hacer asientos alivia las hemorroides sangrantes, mientras que su uso tópico para limpiar la piel puede mejorar los efectos de la eccema o eczema.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *