Publicado el Deja un comentario

Manzanilla para malestar estomacal y nauseas

Quizás a lo que más se asocie la manzanilla o camomila es a las enfermedades digestivas, pues por años este elemento natural ha ayudado a restablecer los malestares de este tipo.

Por muy amplio y complejo que sea el aparato digestivo, esta planta actúa de modo inmediato, devolviendo su funcionamiento a un estado más acorde a la normalidad.

Además de mejorar la digestión, favorece la expulsión de gases intestinales, alivia los dolores estomacales, impide las náuseas y los vómitos. Se usa también para tratar la gastritis o los cólicos, así como también las úlceras gástricas.

Formas de beneficiarnos de las propiedades digestivas de la manzanilla

Los modos de consumir la manzanilla para curar tales enfermedades son múltiples. Uno de ellos es preparar una infusión casi sin azúcar y beberla en las mañanas, y después de la comida más pesada del día.

Del mismo modo se puede tomar una cucharada grande de flores secas por cada taza de agua; esa mezcla se deja hervir por una hora. Ingerir dos tazas del líquido al menos dos veces al día, tiene un efecto sedante, y lo más importante, sirve antes de cada comida como aperitivo, y después de estas, como facilitador de la digestión, previniendo espasmos dolorosos en el estómago.

Otra forma de preparar la infusión de manzanilla es tomar varias flores secas y molerlas hasta que se obtenga un polvo fino. Al tomar cuatro gramos de este polvo, junto a un poco de miel o una oblea, el bienestar estomacal será estupendo.

Otra manera de ser creativos y a la vez ingerir saludablemente bebidas, es realizando un vino de manzanilla. Pueden tomarse 30 gramos de flores secas de la planta, y macerarse en un litro de licor de jerez o vino de jerez; durante diez días, por lo menos, la mezcla quedará cerrada. Después se filtrará y una vez lista lo justo es beber una copita después de las comidas principales de la jornada. No son pocas las personas que al ingerir bebidas alcohólicas sufren de malestares de estómago. Pues he aquí la solución para que la bebida no sea un problema, y sí contribuya a fortalecer la salud.

No obstante, como todo, puede ser peligroso un consumo excesivo, aunque la manzanilla no llega a ser tóxica, realizar tratamientos prolongados con ella podría conducir a irritaciones digestivas con sensación de vómitos. Para cada caso es necesario usar siempre la dosis exacta, pues la verdad es que la planta es muy bondadosa, tanto así que además de todas las propiedades descritas, estimula la bilis, por su acción como colagogo gracias a una sustancia llamada patuletina. Y si se le quiere mezclar con otras plantas, sobre todo para los casos de úlceras estomacales, es muy conveniente la alianza con la tila y el naranjo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *